5 Malos hábitos alimenticios y cómo dejarlos

#1 Comes rápido

Tu situación: Siempre eres la primera en terminar. Este hábito suele acarrear el consumo de calorías innecesarias. Así que ten presente lo siguiente: a la hora de comer, los ganadores son los que terminan último. 

La solución: Antes de llevarte la comida a la boca, mira tú plato, respira profundo y agradece. Esta sencilla medida te ayudará a bajar el ritmo y a sentirte más relajada. Una vez que te dispongas a comer, imagina que tienes frente a ti tan solo una onza del más delicioso de los chocolates. ¿Crees que podrás disfrutarlo bien si te lo tragas? Así que mastica bien tus alimentos y déjate seducir por su textura y su aroma.

 

#2 Comes mucho

Tu situación: AMAS comer; por tanto, una vez que empiezas sencillamente no puedes parar. Pero, debes cambiar tu perspectiva: no apuntes tanto a la cantidad, sino a la calidad. 

La solución: Puedes solucionar tu problema de un modo muy sencillo. Primero que nada, siéntate –eso de comer caminando de un lado para el otro no es para nada recomendable–. Luego, mastica, mastica y... mastica. Comas lo que comas, hazlo entre 15 y 30 veces por bocado. Esto te ayudará a saciarte, sin que tengas que cargar tu cuerpo con calorías vacías.

 

#3 Con lo dulce, no tienes límites

Tu situación: Los antojos de algo dulce ya se han convertido en un estilo de vida. ¡Esto tiene todo el sentido del mundo! Y es que cuanto más dulce comas, más te pedirá tu organismo.

La solución: Antes de saciar tu antojo, toma agua. Muchas veces, la necesidad de azúcar no es más que un signo de deshidratación. Por otro lado, trata de consumir carbohidratos complejos y vegetales dulces en tus comidas. Estas medidas te permitirán mantener tus niveles de azúcar en sangre en completo equilibrio. 

 

#4 Comes de noche

Tu situación: Durante el día, no tienes mucho tiempo para comer. Esto hace que pases toda tu jornada laboral picoteando... Pero, cuando la noche llega, comes a lo grande. ¡Estás haciendo todo al revés!

La solución: No importa qué tan ocupada estés; hazte un tiempito para almorzar como se debe. De lo contrario, el ritmo de tu metabolismo caerá en picada y nunca podrás preservar un peso saludable. Cuando llegues a casa, disfruta de una cena liviana entre 2 y 3 horas antes de acostarte. De esta manera, potenciarás la quema de calorías y podrás dormir mejor.

 

#5 Saltas de snack en snack

Tu situación: Siempre tienes algo comestible en la mano, aunque nada que caiga en la categoría de "saludable" precisamente. 

La solución: Por más que vayas a comer tan solo una patata frita, siéntate. Comer de pie, en frente de la heladera o hablando por teléfono, es el camino directo a cargar tu cuerpo con calorías de más. Además, ni se te ocurra comer del paquete; coloca siempre los alimentos en un plato o un recipiente para que tengas una mejor idea de lo que vas a llevar a tu boca. Finalmente, chequea la tabla nutricional y el tamaño de las porciones. 


0 Artículos Seleccionados
$0.00 MN


No tienes ningún artículo en tu carrito

*** Precios vigentes para referencia. Pueden cambiar sin previo aviso. Precios exclusivos para Alsuper En Casa ***